tj8iecki425ksrfksodomsb6n3
 
  • Elementos Cualitativos
1 2
 

Isaí González· RED GTD MÉXICO 
Agenciamiento del Desarrollo #Blog

   1. El Agenciamiento de Desarrollo en contexto. Dos figuras para el pensamiento centrífugo (I/II)
2. El Agenciamiento de Desarrollo en contexto. Dos figuras para el pensamiento centrífugo (II/II)
3. ¿Qué es un concepto?
4. ¿Cómo se hace un concepto?
5. El concepto de Agenciamiento de Desarrollo y la idea de desarrollo para el agenciamiento
6. Definición
7. Elementos cualitativos
8. ¿Cómo medir el Agenciamiento de desarrollo?

 


 
 
 
 
BAJAR A COMENTARIOS
7. Elementos cualitativos

 

Una vez definidas las líneas de consistencia de nuestra propuesta, es posible mencionar algunos elementos de carácter cualitativo que serán los ejes de comprensión de las investigaciones a realizar. Dado que el agenciamiento de desarrollo ha sido definido en primera instancia como un “potencial de articulación”, es un requerimiento esencial saber que por articulación entenderemos la conexión productiva de elementos heterogéneos. Esto es, la articulación será un criterio que permitirá dar cuenta de las figuras relacionales que se dan en y para un territorio. Ahora bien, para que un agenciamiento sea denominado “de desarrollo” debe operar encuentros y territorializar procesos de intervención que produzcan nuevas formas de vida posibles. Un encuentro, en este contexto, es el funcionamiento conjunto de actores o actividades que generan juntos algo distinto de aquello que generaban por cuenta propia. Cuando, por ejemplo, las iniciativas de gestión encuentran algún grado de coincidencia con los esfuerzos institucionales, podremos hablar de un encuentro afortunado que cuenta con altas posibilidades de constituir un devenir hacia el agenciamiento de desarrollo. Cuando el nivel de desencuentro es importante, las posibilidades de potencializar una intervención disminuirán considerablemente. Intervención, en nuestra propuesta, enuncia una forma de territorialización vía el encuentro entre los potenciales y aquellos esfuerzos que sobre el desarrollo, se lleven a cabo en una región. Como se mencionó antes, las intervenciones deben partir del reconocimiento de relaciones y series de relaciones (reales, posibles o virtuales), que produzcan acciones concretas. Por relación se entenderá aquello que se produce en el encuentro de las singularidades. Estos enlaces permiten transmitir una serie innumerable  de elementos, que involucran desde información hasta recursos materiales, pasando por afectos, pasiones o razonamientos. Para efectos de esta propuesta las relaciones (y sus series) serán analizadas no como un principio de homologación de acciones, sino como un intento de captar la profunda heterogeneidad de las prácticas y los saberes sociales. Dichas series, se ha mencionado, deberán a su vez distribuir y conectar multiescalarmente  diversos esfuerzos en materia de desarrollo. Esta idea de distribución multiescalar debe ser pensada como un ejercicio de acomodo sobre la repartición o disposición dada de elementos (motivaciones, expresiones, deliberaciones, etc.) en un campo  múltiple de formas de vida posibles. Por medio del estudio de estas distribuciones podremos dar seguimiento a las probabilidades que identifican de manera fáctica un fenómeno aleatorio. Los funcionamientos son otro elemento cualitativo relevante en esta propuesta. Según Deleuze, el eje interpretativo basado en el régimen de la significación (el cuál respondería en todo momento a la pregunta ¿qué quiere decir X o Y?), debe dar paso a un entramado de hipótesis que tiendan a postular ejercicios imaginativos en términos de la identificación de las capacidades de los agentes e incluso de los elementos de su entorno. Para enfrentar el fenómeno del desarrollo habría entonces que hacer constantemente tres series de preguntas: a)¿cuál es el tipo de la cosa a la que nos estamos dirigiendo?, ¿cómo está “fabricada”?, ¿por qué procedimientos y medios se prejuzga ya lo que va a pasar?; y b) ¿cuáles son sus modos?, ¿qué pasa?, ¿con qué variantes, qué sorpresas, qué imprevistos se pueden generar con relación a lo esperado?; y c) ¿en conexión a qué hace pasar sus potencialidades, motivaciones, intereses, vínculos, etc.?, ¿en qué campo de multiplicidades introduce y metamorfosea la suya?, ¿con qué elementos hace converger los suyos? (Deleuze y Guattari, 2008). Así, los funcionamientos pueden ser leídos como un conjunto de posibilidades creadas por un agenciamiento. Finalmente, el último componente cualitativo del agenciamiento de desarrollo consiste en la triada: participación-gestión-territorialización. Si bien ya hemos profundizado en el contenido temático de estos términos, es importante hacer mención de ellos en este planteamiento metodológico.

 

Las figuras del agenciamiento para el desarrollo

Como resultado de la aplicación de los elementos cualitativos y cuantitativos se pretende generar información relevante que posibilite la integración de sistemas de información que den a los analistas e interesados luz sobre los fenómenos propios del desarrollo. Para realizar esta empresa se ha decidido apartarse de la modelación tradicional de las ciencias exactas, las cuales plantean la posibilidad de encontrar estándares con cierto grado de universalidad. Dado que el agenciamiento de desarrollo propugna por una lectura heterogénea se ha recurrido a plantear la idea de “figura”. Para la exposición de casos concretos y la pluralidad que encarnan, intentaremos diagramar los distintos grados de potencialidad de articulación, operación de encuentros, así como la distribución y conexión multiescalar (sobre los ejes de la participación, la gestión y la territorialización), por medio de una hibridación entre los datos proveídos por elementos del análisis de redes, cartografía especializada y los datos suministrados por el Índice de agenciamiento de desarrollo.

 El análisis de redes tiene como objetivo realizar un estudio de los actores a partir de las relaciones que tejen entre ellos, así como de las redes ya constituidas, con especial atención en las acciones y asociaciones que se hacen, con la finalidad de alcanzar un objetivo determinado (Herrera, 2002).  La metodología del análisis de redes establece el estudio  de elementos tales como las relaciones personales, las amistades, la militancia política la complicidad intergeneracional, así como los sentidos de pertenencia que desarrollan los diversos actores. Igualmente establece factores determinantes como la profesión, el nivel de formación y la procedencia social, para poder realizar un estudio sobre la situación, la localización de los agentes en una red social y política dada.  A partir del análisis de redes podremos tener acceso a datos importantes tales como la centralidad de los actores, la densidad de las interconexiones, la distancia, y en general medidas estandarizadas que nos permiten tener un mejor acceso a la comprensión de los fenómenos de desarrollo. Lo que el análisis de redes nos permite en última instancia es ir más allá del análisis subjetivo tradicional que construía el conocimiento a partir meramente de las características de un actor. Investigando las relaciones y los vínculos podremos responder preguntas relevantes tales como: ¿cómo está constituido el sistema de interacciones en el cual surge una acción de desarrollo?, ¿cuál es la importancia real de un actor en una coyuntura específica?, ¿cuáles son los nodos indispensables sobre los cuales transita una decisión pública?, y sobre todo, ¿en qué parte del entramado institucional se puede incidir para lograr un cambio proyectado?

Por su parte, el uso de cartografía especializada nos permitirá contar con representaciones gráficas de las localidades a estudiar. Tomando en cuenta que esta propuesta tiene una profunda raigambre territorial, el estudio detallado del espacio y su dinámica debe ser considerado como un factor esencial en la propuesta de construcción de figuras. Los sistemas de información geográfica son sin duda el principal insumo para llevar a cabo esta tarea. La utilización de distintas escalas, permitirá contar con una dinámica muy rica en el análisis de las regiones a estudiar puesto que nos dará elementos cognositivos en torno a la interrelación de los elementos que constituyen un espacio geográfico. A través de elementos físicos tales como el relieve, el clima, la vegetación, etc., y elementos políticos tales como la composición demográfica, las transacciones económicas, la infraestructura pública y privada, las rutas de migración, la urbanización, etc., podremos identificar de manera óptima los agenciamientos de desarrollo, así como sus principales elementos. El tercer y último elemento para la definición de las figuras de agenciamiento es el Índice de Agenciamiento de Desarrollo, el cual se explica a continuación.

SUBIR


 

Comentarios