6prrvf9c1vu1bnjptsua667he2
 
  •   
  • en temas de Soberanía Alimentaria  
  •  
  • Espacio abierto para el debate y la profundización de ideas.
1 2 3 4

María Cristina García Ángel · RED GTD MÉXICO 
BLOG Soberanía Alimentaria y Territorios Rurales

Contenidos    1. A manera de introducción
2. Entre lo técnico y lo político: seguridad y soberanía alimentaria
3. La forma de alimentarnos hoy, ¿Primueve la seguridad o la soberanía alimentaria?
4. Dimensiones / Atributos de la Soberanía Alimentaria
5. Reflexiones teóricas al tenor de la soberanía alimentaria emanadas del Coloquio "Gestión Territorial de la Soberanía alimentaria"
6. Prototipos regionales para la seguridad y la soberanía alimentaria y el combate a la pobreza. Un enfoque territorial
7. Prototipos regionales II
8. Grupos de Investigación Acción Prioritaria (GIAP)
9. 
Propuesta Indicadores Culturales de Soberanía Alimentaria: Primeros resultados
10. Reforzamiento en campo del Proyecto de Investigación "Prototipos Regionales..."
 

  

 
 
 
 
 


3. La forma de alimetarnos hoy, ¿promueve la seguridad o la soberanía alimentaria?
 

Es en el juego de roles de los diferentes actores presentes en un territorio, en donde el patrón alimentario de las zonas rurales se ha ido modificando, Salvador hace referencia a este hecho a partir de la modificación al artículo 27 constitucional; Pepe habla de la pérdida de autonomía de alimentos en su Pueblo invitándonos a que como Red fijemos una postura.

La intención de esta tercera entrada del blog es justo que podamos observar en los territorios rurales qué está pasando alrededor de la alimentación, porquè como bien dicen los comentaristas, nuestra forma de alimentación está cambiando. En este sentido los invito a revisar lo que Andrea Santos Baca comenta al respecto en su libro “El patrón alimentario del libre comercio”, que es publicado por CEPAL-UNAM.

A partir de la Revolución Industrial los rápidos cambios demográficos, la degradación ecológica y la globalización desembocaron en una reducción dramática de la diversidad  genética de los cultivos. En la actualidad se cultivan apenas 150 especies y la mayor parte de la humanidad vive de no más de 12 especies de plantas. (Esquinas-Alcázar, 2007:4). Sin embargo, y como ejemplo solamente, en comunidades indígenas de la Selva Chiapaneca se han identificado aproximadamente 30 especies de plantas comestibles tanto domesticadas como silvestres, por comunidad.

En México coexisten los problemas de desnutrición y obesidad, pero es preocupante su presencia en niñas y niños, y se presenta tanto en el medio urbano como rural. Otro problema grave es la mala nutrición de las mujeres que alcanza su expresión más visible en los periodos de embarazo y lactancia. Estos problemas de salud pública en nuestro país, tienen referentes sociales en el acceso a alimentos sanos, así como en los cambios de hábitos alimenticios. (Quintanar, E. et. al. 2014)

Por otro lado la dependencia alimentaria de México es también un riesgo a la seguridad y sobre todo soberanía alimentaria; por citar una cifra, México importa alrededor del 50% de los alimentos que consume (CEDRSSA, 2014). Esto engrosa las cifras de los problemas citados, y deja en manos del mercado la soberanía alimentaria, condición necesaria para la seguridad alimentaria de la población.

Como parte del discurso político, se dice que en México no se producen los alimentos que sus habitantes demandan (FAO, 2013), esta aseveración debiera explicitar el papel que juega el incremento en los precios de los alimentos e insumos agrícolas y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

En esta visión del acceso a los alimentos, no se vislumbra la importancia que tiene el proceso de recolección, caza y domesticación de los recursos naturales para la alimentación de las familias rurales, sobre todo en las zonas de marginación que coinciden con los asentamientos de los pueblos indígenas.

La recolección y caza de alimentos silvestres; el cultivo y crianza de variedades adaptadas a las condiciones locales y el consumo de los productos de ecosistemas locales, son hábitos integrados a la vida cotidiana en zonas rurales.

Este proceso cotidiano implica también un gran cúmulo de conocimientos y saberes locales desde la preparación de la tierra, las diversas labores culturales contenidas para la producción y crianza, hasta la obligada e imperiosa complejidad en la preparación de los alimentos para la degustación familiar.

“Antes comían de todo un poco: frijol tierno porque se cultivaba, hierbamora, axante, mostaza, chi’x. Ahora es muy diferente, ya no se consumen esas hierbas. Lo que había en el monte día a día se va dejando porque aparecen otras cosas y lo que había en la milpa ya no hay porque se usan químicos que matan todo”. (Isabel Alvaro. Arroyo Encanto, Salto de Agua, Chiapas. 2014)

Esto sin duda es un elemento esencial en la búsqueda de la autonomía alimentaria; sin embargo, la diversidad biológica y cultural que representa esta cotidianidad en las zonas rurales, en un modelo de producción intensiva, no representa “desarrollo”.

  • ¿Cuál es tu opinión al respecto?
  • ¿Sabes de iniciativas que fomenten la producción y consumo local?
  • ¿Qué sabes de iniciativas que inhiban la producción y consumo local?

Los conocimientos sobre la base territorial -incluidos la diversidad bilógica y las formas de apropiación que se generan alrededor de ésta- que han sido aquilatados desde las antiguas culturas de nuestro país, están siendo diezmados por diversas situaciones que tienen su origen en políticas de desarrollo agrícola, económico y comercial adversas.

 

SUBIR | BAJAR A COMENTARIOS

 

 


Comentarios

 

SUBIR